Seguros de caución, avales y fianzas frente a la Administración Pública

Seguros de caución, avales y fianzas frente a la Administración Pública.

Cuando una empresa pretende realizar un contrato con la Administración Pública o acceder a una licitación, es normal que se le exija por ley presentar algún tipo de fianza o garantía. Esto puede hacerse mediante seguros de caución, avales y fianzas. En este artículo vamos a explicar por qué el seguro de caución para licitaciones públicas es la mejor opción frente a un aval bancario u otras garantías.

¿Qué es un seguro de caución para licitaciones públicas?

La Administración, según dicta la Ley de Contratos con las Administraciones Públicas, exige a cualquier empresa que quiera realizar un contrato con ella, la constitución de una garantía. Normalmente esta garantía es exigida en el momento que se haga efectiva la adjudicación del contrato. Una de las mejores formas de conseguir esto, en base a dicha normativa legal, es contratando un seguro de caución para licitaciones públicas.

Los seguros de caución, que funcionan de forma similar a un aval, son presentados por el tomador (empresa o autónomo que licita) ante un beneficiario (que en este caso es la Administración Pública). Aunque en un seguro de caución el beneficiario puede ser, además de la Administración Pública, una entidad privada.

De esta forma, este tipo de seguros tienen como objetivo garantizar el pago de indemnizaciones a las Administraciones Públicas hasta el límite total del capital asegurado. Evidentemente, esta indemnización sería efectiva solo en el caso en el que el contratista incumpliera el contrato causando daños patrimoniales. Habitualmente este tipo de seguros suelen usarse como aval o garantía para contratos que pueden ser de obra, suministro, consultoría, asistencia o prestación de servicios para la Administración.

Ventajas de contratar un seguro de caución frente a un aval bancario.

En el caso de que vayas a realizar un contrato con la Administración Pública podrás optar por seguros de caución, avales y fianzas. Sin embargo, elegir un seguro de caución en vez de otro tipo de garantías exigidas por la Ley, tendrá bastantes más ventajas. Te las contamos a continuación.

En primer lugar, contratar un seguro de caución para licitaciones, al contrario que un aval bancario, no tiene otros gastos adicionales como por ejemplo comisiones de apertura. La prima del seguro solo se paga por el período real del riesgo.

Además, su contratación es relativamente rápida, ahorrando tiempo y esfuerzos.

Por otro lado, si vas a optar a más contratos con la Administración, un seguro de caución te permite hacerlo a un coste mucho menor.

Y por último, contratar un seguro de caución no afecta a CIRBE, por lo que no te perjudica en el caso de necesitar conseguir financiación para otros asuntos con entidades financieras.

SOLICITA ASESORAMIENTO

 

Tipos de seguros de caución frente a la Administración Pública.

Si vas a contratar un seguro de caución para licitaciones públicas, debes saber que existen tres tipos de garantías. Te explicamos brevemente en qué consisten a continuación.

Garantías Provisionales.

Las garantías provisionales tienen como objeto cubrir el mantenimiento de la oferta por parte del licitador hasta que se formalice el contrato.

Garantías Definitivas.

Aseguran la indemnización al beneficiario en caso de incumplimientos durante la ejecución del contrato. Además de cubrir este periodo de ejecución del contrato, también pueden cubrir un periodo de garantía del mismo.

Complementarias.

Son garantías excepcionales que en algunos casos puede exigir la Administración de forma complementaria.

Cómo se contrata un seguro de caución para/con las Administraciones Públicas.

Como ya hemos dicho solicitar un seguro de caución para licitaciones públicas es la opción más asequible y sencilla. Al contratar un seguro de caución, al contrario que con un aval o fianza, no es necesario recurrir a la figura de un notario. Sencillamente se firmará un contrato, y salvo que existan garantías complementarias se evita tener que acudir a una notaría y asumir el coste.

Sin embargo, lo que sí será necesario es la realización de un estudio previo para que la compañía compruebe la viabilidad de la operación. Para ello será necesario aportar cuentas e impuestos presentados. A continuación listamos algunos de los documentos que necesitarás si tu empresa pretende contratar un seguro de caución para licitaciones públicas.

  • Datos de tu empresa.
  • Cuentas anuales.
  • Impuestos presentados.
  • Acreditar experiencia en el sector para el se pretende licitar.
  • Proyectos similares anteriores.

 

¿Necesitas un seguro de caución? Recurre al asesoramiento de servicios especializados.

En cualquier caso, te recomendamos acudir a servicios especializados como el de nuestra correduría de seguros para no cometer fallos en la contratación. En Uno Correduría de Seguros, estaremos encantados de asesorarte sobre la viabilidad de tu seguro de caución para que puedas contratarlo con alguna de las compañías de primer nivel con las que trabajamos. Si necesitas asesoramiento sin compromiso contacta ahora con nosotros a través de esta web.

QUIERO ASESORAMIENTO

 

(Reseñas de Google My Bussines)



Call Now Button
¿Necesitas ayuda? Te llamaremos lo antes posible

    Estoy de acuerdo con el aviso legal y la privacidad.

    X